Saltar al contenido

¿Cómo enseñar a mi gato a usar su rascador?

¿Has comprado un rascador para gatos y tu mascota continua arañando tus muebles, puertas y cortinas?

En este artículo vamos a ayudarte a hacer que tu gato deje de hacer el artista con todo lo que encuentra por casa y que estreche su vínculo con el rascador que le has comprado.

 

Empatía, estrecha el vínculo con tu gato

Intenta comprender a qué se debe que tu gato utilize tus muebles como rascador aún cuando le has comprado su propio arañador para gatos y ya lo tiene en casa.

Todos los gatos sin excepción tienen la imperiosa necesidad (además de natural) de arañar y rascar en todo tipo de superfícies y materiales como la madera o los distintos tipos de tejidos que puedan encontrar en casa. Debes comprender que se trata de un instinto natural y que no pueden evitar, pues además de marcar el territorio, rascando consiguen afilar sus uñas y mantenerlas con una salud de hierro.

Esto que parece un gesto tan banal y que a muchos puede molestaros, se tiene que enender como una actividad que contribuye a la salud emocional y por tanto mental de nuestras mascotas; pues al arañar, los gatos esparcen su olor y marcan territorio gracias a sus glándulas sudoríparas que tienen en las patas. Si nos fijamos en su comportamiento, podremos observar como una vez rascado un objeto o mueble, días más tarde regresan y vuelven a arañar el mismo para reforzar la marca que dejaron con su olor. Es por eso y más aún conociendo el comportamiento de los gatos que debemos comprender que es inútil tratar de combatir su instinto sino tratar de mostrarnos ante ellos cómo sus aliados y ofrecerles lugares adecuados para que puedan saciar tranquilamente su instinto, su rascador.

La teoría es muy fácil, pero cómo acostumbro a mi gato a usar su rascador ?

Si compras un rascador para gatos por vez primera, es importante prestar mucha atención a que tu gato aprenda dónde es el mejor sitio para que se afile las garras. Tal efecto lo podemos lograr gracias a las golosinas y los juguetes, colocandolos siempre dónde nos interese más que el gato establezca su territorio, tratando así de llamar su atención para que se suba al rascador o utilice su poste o columna.

Otro recurso, aunque algo más forzado puede ser tratar de jugar conjuntamente con tu gato. Coge sus patitas y simula con ellas el gesto de rascar la columna del rascador para así marcar el rascador con su propio olor.

Por último, si la paciéncia se nos ha agotado, podemos recurrir al uso de hierba gatera o catnip, puesto que la inmensa mayoría de gatos se sienten atraídos por su olor, generando un interés inmediato por el rascador de gatos, dejando a la vez su própio olor en el mismo cuando lo usen por primera vez.

Habitualmente los gatos usan los rascadores sin precisar de nuestra ayuda, aunque en ocasiones el gato no se acostumbra a su nuevo rascador, precisando de ayuda externa para aprender a usarlo o acostumbrarse a éste nuevo elemento que ha aparecido en casa.

Más consejos para el uso de un rascador para gatos

Si aún con todos los recursos anteriores no hemos conseguido que nuestro gato se acostumbre a su nuevo rascador, aquí reunimos otras posibilidades que, con paciencia, pueden ayudarnos a lograr que nuestro gato se acostumbre a él y goce así de un mayor bienestar y salud:

  • Buscar el sitio adecuado en casa para el arañador para gatos. Seguro que te has fijado que tu gato recurre a un sítio más que a otro para afilarse las uñas. Localiza el lugar y situa el rascador para gatos en este sitio, de este modo en la próxima ocasión muy probablemente utilize el rascador dejándolo impregnado de su olor. Así, cada vez que se dirija al sitio, reconocerá su olor y usará el rascador en vez del mueble.
    Si el mueble perjudicado es el sofá, como ya hemos comentado en otras ocasiones, puede ser muy útil empezar usando un rascador para sofá, pues tu gato apenas notará la diferéncia y empezará a acostumbrarse al tacto.
  • Predica con el ejemplo y simula rascar tus uñas varias veces con el rascador, exagerando y provocando un ruido fuerte para que se fije en tí. Tu acto llamará la atención de tu gato y te proporcionará la oportunidad de que se acerque a tí, y jugar juntos con el rascador, provocando así un mayor vinculo con él.
  • Fíjate bien en cada vez que tu gato use el arañador, pues es el mejor momento para practicar el refuerzo positivo. Debes premiar a tu gato de forma inmediata después que haga uso del rascador para gatos, así lo relacionará con algo positivo y aumentará su uso con el tiempo. Tal efecto puedes conseguirlo mediante juegos, golosinas y mimos, tú conoces a tu gato y sabes mejor que nadie cómo premiarlo !
  • Busca proporcionar tranquilidad a tu gato con la ubicación de su rascador, pues con una actividad tan rutinaria cómo arañar y afilar sus garras, el gato estará ejercitando su musculatura y liberando estrés, por lo que, además de buscar su sitio preferido para colocar el rascador, el lugar también deberá ser uno de los sitios más tranquilos de casa.

Ten en cuenta que aún habiendo aplicado todos los consejos de este artículo tu gato puede seguir sin prestar atención ni usar el rascador que le has comprado. Hay que contemplar la posibilidad que no hayamos acertado en la compra, pues hay muchos tipos y modelos de rascadores, así cómo una infinidad de materiales con los que éstos se construyen. Si el primer rascador no te ha sido útil, presta atención al tipo de material que prefiere rascar tu gato, y busca rascadores con materiales iguales o muy parecidos a los que prefiere tu gato.